Música Principia

“Nacido con un alma normal, le pedí otra a la música: fue el comienzo de desastres maravillosos...”. E. M. Cioran, Silogismos de la amargura.

"Por la música, misteriosa forma del tiempo". Borges, El otro poema de los dones.

lunes, 28 de septiembre de 2009

En cualquier pista de baile

El "melómano comprometido" ( como se dice Hans Kuhn) distribuye sus intereses musicales de modos muy diversos, agrupando formas, géneros y estilos según los años que se pisa esta tierra, según las alegrías y tristezas consentidas y, finalmente, a partir de eso que se llama  "formación del gusto". Dado todo ello, mi preferencia por la música académica es distintiva. Este blog, Melomania, es el ejemplo de mi amor desmesurado por la música que popularmente se suele llamar "clásica".

Sin embargo, también disfruto y me apasionan otros géneros musicales. Específicamente lo que se suela llamar en términos básicos "Rock" y su infinita variedad de subgéneros. También me interesa el Tango y, en mucha menor medida, la música costeña de la ciudad que cargo. De todos los subgéneros de la galaxia "rock", el Progresivo es el que más me entusiasma y también las infinitas variaciones de los estilos "Hard". Ya he hablado de mis bandas favoritas en varias ocasiones. Pink Floyd, King Crimson, Rush, Led Zeppelin, Iron Maiden, etc.

Sin embargo, mis pasiones populares no se encierran en los grandes y trajinados mitos. En largas horas de escucha fanática de los grandes músicos. Los solos de Fripp, la línea de bajo de Steve Harris, el bombardeo de Peart, etc. También el haber sido parte del rito popular del baile. El rock que hace pop. La música para el confort, para el vuelo, para oírla pensando en una estética visual encaramada en el gesto integral. No es gran música, pero si esplendida canción. U2, INXS, Cure, The Mission y, sobre todo, Depeche Mode. ¿Qué me gustaba y me atrae de Depeche Mode? Eso. El vuelo, la estética, oír moviendo las manos, los pies. Sentir para reír, reír para sentir. Fineza, incluso en la agresividad.  La voz de Gahan, metálica en tonos bajos y la buena mano de Gore. Veré a Depeche Mode en unos días. La cuestión es así. Atañe a dos que se multiplicaron en cuatro y que, por diversos motivos, se reirán, saltarán, bailaran viendo como Personal Jesus, Enjoy The Silence, Strangelove, It's No Good, Precious y demás, se entremezclan con la vida, con los amigos, con las formas del vuelo. En la eternidad de cualquier pista de baile.

Precious- Playing the Angel 2005- Depeche Mode



Barrel of A Gun- Ultra 1997- Depeche Mode



Enjoy the silence- Violator 1989- Depeche Mode (en vivo 2006, gira Playing the Angel)

3 comentarios:

Eduard Puignou dijo...

Parece que compartimos ademas de nombre de bloc, el amor por la música, sea uno u otro género.

ricardo falla carrillo dijo...

Si estimado, así parece.
Un abrazo

Patricia dijo...

Definitivamente estos dos que se multiplicaron en cuatro, se divertirán y no olvidarán nunca ese momento.