Música Principia

“Nacido con un alma normal, le pedí otra a la música: fue el comienzo de desastres maravillosos...”. E. M. Cioran, Silogismos de la amargura.

"Por la música, misteriosa forma del tiempo". Borges, El otro poema de los dones.

sábado, 4 de agosto de 2007

Aquella vez de Menuhin y Oistrakh


No voy a detenerme en los enormes méritos del Concierto para dos violines de Bach (BWV 1043), pues son sabidos y admirados por cualquier melómano. Tampoco pienso hacer una semblanza o una biografía de los dos - probablemente - mayores violinistas del siglo XX. Son muy conocidos y no podría aportar algo importante a lo sabido por muchos. Sólo me reafirmo en lo siguiente. Pocas veces la perfección técnica, la individualidad y la espiritualidad más profunda lograron conciliarse en dos músicos. Rusos ambos y muy amigos (tenía que ser así).
Mi ignorancia en música es grande y cada día que pasa, cada vez que me interno con mayor profundidad en el universo del mayor de los artes humanos, descubro lo ignorante que soy y reconozco la impertinencia de escribir estas líneas de tiempo en tiempo. !Qué pequeño soy ante esto que tanto me apasiona!

Hace unos días vi algo inolvidable. Un DVD editado el 2001: The Art of Violin por la WB Music. En el capítulo dedicado a Menuhin y Oistrakh, miré y contemplé un suceso quizá único en la historia de la interpretación. Ambos, Yehudi y David, interpretaron en Bucarest, en 1958, el celebérrimo concierto de Bach. Tres minutos y treinta y seis segundos como muestra de algo impresionante. Repetí siete veces la escena para convencerme de lo que estaba viendo. Y era verdad, Menuhin y Oistrakh tocaban juntos. Aquella noche, no podía dormir pensando en lo que había visto. Tenía ganas de decírselo a alguien o todos. Me exitación fue tal que volví a mirar la escena del concierto una vez más. !Qué feliz fuí!

No hace mucho la EMI editó un DVD de Manuhin, Oistrakh y !Rostropovich!. ¿Se imaginan eso?. Tocan obras de Bach, Mozart y Brahms... Tendré que esperar hasta que mi habitual facilitador de DVDs me lo entregue. Cuentos los días para esa fiesta íntima.

2 comentarios:

Waltrash dijo...

Hola caballero; me atrevo a compartir con usted el sentimiento por ésta música y por éstos interpretes. Grandes interpretes, con gran técnica y sentimiento profundo, y ni que decir del autor de música tan sacra y sublime (Bach) quien tra del cielo pedazos que desgarran el alma e inflaman el corazón.
Gracias.

Ricardo Falla Carrillo dijo...

Gracias por sus palabras