Música Principia

“Nacido con un alma normal, le pedí otra a la música: fue el comienzo de desastres maravillosos...”. E. M. Cioran, Silogismos de la amargura.

"Por la música, misteriosa forma del tiempo". Borges, El otro poema de los dones.

viernes, 14 de agosto de 2015

Anoche con Glenn Hughes

Glenn Hughes, Lima 13 de agosto de 2015


Esto no es una crónica. Más bien, es una suma desordenada de varias impresiones, de momentos conformados por trozos y trazos sonoros. Todavía no logro conformar una unidad discursiva para describir lo de ayer. Los límites de la razón frente a la emoción, quizás sea eso. 

Ayer vi por primera vez en vivo a Glenn Hughes. Quienes estamos familiarizados con la "old school" del rock y del hard rock sabemos bien de quién se trata. Trapezee, Deep Purple MK III y IV, Tomy Iommi, Phenomena, Hughes Turner Project, Black Country Communion, California Breed, etc. Además de una extensa y ambiciosa carrera solista. La trayectoria de Hughes esta ahí, presente. Y ésta se percibe desde el momento que sube al escenario, en cada contorsión de cuerpo, en el modo cómo toma el bajo, la manera de interactuar con el público, la forma de transmitir lo que se aprende en 45 años de oficio artístico. Y, claro, su impresionante voz. 

Lo de ayer fue un repaso de una larga carrera. No toco nada de Trapezze. Extrañe "Medusa", quizás una de las mejores canciones de hard rock de todos los tiempos. Pero claro, muchos de los estaban en el concierto, lo ubican más por su paso por Deep Purple MK III y IV, que por toda su trayectoria. Por eso empezó con "Stormbringer" de Deep Purple y termino con "Burn" de la misma inmensa banda. Y entre ambos monumentos de Deep Purple MK III, se deslizaron canciones de otros proyectos importantes de Hughes. Así, One last soul y Black Country del primer disco de Black Country Communion, se dejaron sentir en diferente intensidad. Para mi, el momento supremo del concierto, fue escuchar Black Country, a sólo unos metros de la "voz del rock". Sueño realizado. 

Claro está que otras grandes canciones de Deep Purple MKIII fueron interpretadas. Una grata sorpresa fue que Hughes cantara Sail away, una de las mejores composiciones de Deep Purple que en su versión original fue interpretada por Coverdale y Hughes en 1974, en el precioso album "Burn". Obviamente, en el concierto de anoche, no podía faltar Mistreated del mismo disco; diferente al sentimiento que le ponía David Coverdale (cuando Coverdale tenía la voz que ahora ha perdido dramáticamente). La versión de Glenn Hughes de Mistreated  es realmente notable. Y la realizada ayer, estuvo a la altura de esta gran canción de Ritchie Blackmore. 

Hughes no cantó nada de sus colaboraciones con Tomy Iommi ni de Hughes Turner Proyect. Esperé en vano Sister Mightnight  y Heaven missing an angel, dos de las mejores canciones de su repertorio. Pero entiendo que muchos de los asistentes desconocían estas increíbles canciones. Sin embargo, regaló una composición de California Breed: Sweet tea y  otras de su etapa solista, como la enérgica Soul Mover del álbum del mismo nombre de 2005 y la mejor canción solista de Hughes: Adicción, de 1996. 

Hughes estuvo acompañado del experimentado Doug Aldrich en la guitarra, músico que por más de una década anduvo en Whitesnake. Por eso quizás canto "Good to be bad" , canción de Aldrich para la banda de Coverdale/Whitesnake. Buena interpretación, mejor, sin duda, a la del mismo Coverdale. 

En suma, a pesar de las deficiencias del sonido y algunos errores esperables en la interpretación, Glenn Hughes, hizo un gran concierto a pesar del paso de los años (64 años). Su voz sigue siendo impresionante y capaz de atravesar las diversas fuerzas cósmicas en cuestión de segundos. Gracias maestro Hughes por esta clase de arte.