Música Principia

“Nacido con un alma normal, le pedí otra a la música: fue el comienzo de desastres maravillosos...”. E. M. Cioran, Silogismos de la amargura.

"Por la música, misteriosa forma del tiempo". Borges, El otro poema de los dones.

viernes, 11 de febrero de 2011

Etsa Edinson Tsajuput Agkuash: Uomo Universale




"Hola  hombre del viento" :Edinson
"Hola, ángel de los bosques" :yo

Lo recuerdo en el aula, en el curso de Historia del Arte I. No se porque, pero se sentaba al centro del salón. Y desde ahí, sus hermosos ojos vivos y deslumbrados seguían cada imagen proyectada. Con frecuencia levantaba la mano y hacía alguna observación, alguna pregunta. Y, lejos de ocultarse en la multitud (como muchos), Edinson mostraba abiertamente sus dudas, sus opiniones, sus percepciones. 

No recuerdo la circunstancia, pero alguna vez me dijo que era Awajún (comunidad cultural de la amazonia de mi país).  Mi reacción, como suele ser en estos casos, fue de interés respetuoso, pero sin las solemnidades ni los paternalismos culposos de la corrección política (la mala conciencia occidental). Al tener una visión universalista y cosmopolita del ser humano; las pertenencias culturales nunca han sido muy definitivas en la idea que me puedo hacer de una persona. Pues parto del principio que todo ser humano es, ante todo, un individuo. Y, por ello, autónomo y soberano de sí mismo. Pienso que esa actitud mía le gustó a Edinson. 

Al año siguiente, cuando ya no era mi alumno, la universidad me comunicó que había sido designado tutor de Etsa Edinson. No tardó una semana y mi nuevo tutorando ya me había enviado varios correos electrónicos en que mostraba su algarabía por esta situación académica. Me convertí en el tutor de Etsa Edison en el segundo y último año de humanidades. Año en que los alumnos elaboran la célebre memoria del bienio de estudios humanísticos. Gracias a que todavía conservo varios de los correos de Edinson vuelvo a releer las páginas de su monografía: Breve historia sobre los “invasores” y de los primeros jesuitas  en el   mundo Awajún. A pesar de la limitaciones propias de un texto juvenil (tenía 19 años), se evidenciaba una nervio poderoso de escritura, el uso de un lenguaje que buscaba ser convincente a partir de las hondas convicciones de vida que enarbolaba Edinson. 

Al momento de leer estas comunicaciones entre Edinson y yo, lamento no haber tenido más tiempo para dedicarle a mi querido y entrañable alumno. Sin embargo, me permiten reencontrarme con la sensibilidad exquisita mi tutorando. Hombre de refinadas maneras que podrían encontrarse en cualquier pueblo superior de la humanidad. Se del amor enorme que manifestaba por su tierra y la tristeza que le ocasionó los terribles sucesos de junio de 2009 en su querida Bagua. Sucesos que fueron como puñal clavado en el centro de ese corazón de elevada sensibilidad. Ahora, al tiempo, pienso que nunca se recuperó del horror que padecieron sus seres queridos y amigos en esos tristes días. 

Conforme pasó el tiempo, Edinson, al acabar sus estudios de humanidades, optó por el bienio de Filosofía y ,finalmente, por la Ciencia Política. Desde que fue mi tutorando, un tema recurrente de nuestras largas conversaciones era el tema político y sus implicancias económicas y sociales. Muchas veces tuvimos posiciones encontradas, pues teníamos visiones ideológicas discrepantes. Sin embargo, el respeto a las posiciones del otro fue la tónica de nuestro dialogo. Así, Edinson estudió varios ciclos de Ciencia Política. Esto no fue obstáculo para que mi amigo optase por ampliar sus conocimientos en otras áreas. En nuestras últimas conversaciones, las que se dieron a lo largo del 2010, Edinson estaba interesado en la matemática y en la física. Las ciencias naturales se convirtieron en su nuevo tema recurrente. Celebré ese cambio en secreto. Sentía que la sensibilidad exquisita de mi amigo Edinson estaba ligada a temas mucho más interesantes que el tema político. Y así, la astronomía y la exobiología, fueron los tópicos temáticos de los últimos diálogos ocurridos entre octubre y noviembre del 2010. 

Por ello, tengo vivo el recuerdo de la última vez hablamos largamente. En aquella oportunidad, le mostré mi colección de fotografías estelares tomadas por el telescopio Hubble. Edinson miraba maravillado las hermosas fotografías, haciendo preguntas y comentarios cuando observaba quasares, estrellas, pulsars, etc. La noche estrellada que maravilló a Kant y que propició el impresionante concepto de "sublime" (matemático y dinámico), sorprendía a Edinson y desbordaba su alegría al infinito. Hablamos de la belleza y de la vida; de la vida como algo que propende a la belleza; belleza encarnada en la armonía de los mundos. Edinson estaba convencido que sus nuevos derroteros intelectuales estaban muy lejos que las pueriles preocupaciones científicosociales. Al fin y al cabo el era, es, un hombre universal en el más exacto sentido de la palabra. Y como hombre universal, tenía un deseo voraz por conocer todo lo humano, pues todo lo humano, finalmente, nos pertenece. 

Al despedirse, después de esa larga conversa, Edinson vio el póster de Mahler que tengo pegado en la pared de mi oficina. "Mahler"-dijo. "Todavía no lo he escuchado"- siguió. "Ya lo escucharemos en algún momento"- le contesté. Y nos dimos un abrazo cariñoso, como siempre. La última vez que cruzamos algunas frases, yo salía de la sala de música donde había estado oyendo y viendo con mi alumnos la Séptima de Beethoven. "Ricardo- dijo- he estado escuchando la música de tu curso que llega hasta afuera, mientras leía a Kant". "¡Qué hermosa música y qué viva!". Sólo atiné a decirle que si. Y le dí un abrazo apurado. Ahora pienso que debí llevarlo a mi oficina, regalarle la séptima de Beethoven y algo de Mahler. Pero en fin, nadie sabía lo que iba a pasar.

*************

Querido Edinson, estés donde estés, espero que te guste lo que ahora pondré para ti. Te debía una audición de muestra de Mahler. Nos volveremos a ver, ahí en la nebulosa de Carinae, impresionante y radiante como tu propia y  breve existencia. 

Der Abschied (La despedida) de la La Canción de la Tierra de Gustav Mahler. Poema de la dinastía Tang, de China, traducida al alemán por Hans Bethge. 

La despedida

El sol se despide detrás de las montañas.
En todos los valles baja el atardecer
con sus sombras, llenas de frío.
¡Oh, mira! Como una barca argéntea,
cuelga la luna alta en el mar del cielo.
¡Noto cómo sopla un frágil viento
tras los oscuros abetos!
El riachuelo canta lleno de armonía a través de la oscuridad.
Las flores palidecen a la luz del crepúsculo.
La tierra respira llena de tranquilidad y de reposo.
¡Todo anhelo quiere ahora soñar,
los hombres cansados vuelven al hogar
para aprender nuevamente, en el descanso,
la felicidad y la juventud olvidadas!
Los pájaros se encogen tranquilos en sus ramas.
El mundo descansa...
El viento sopla frío por las sombras de mis abetos.
Yo estoy aquí, y espero a mi amigo,
espero su último adiós.
Oh, amigo, deseo fervientemente gozar
contigo de la belleza de este atardecer.
¿Dónde estás? ¡Me dejas demasiado tiempo solo!
Camino de un lado para otro con mi laúd
por campos cubiertos de hierba tierna.
¡Oh, belleza! ¡Oh, mundo ebrio de amor y de vida eternos!
Bajó del caballo, y le ofreció el brebaje
de la despedida. Le preguntó hacia dónde
se dirigía, y también por qué tenía que ser así.
Habló, y su voz estaba anegada en lágrimas:
¡Oh, amigo mío,
la fortuna no fue benevolente conmigo en este mundo!
¿Adónde voy? Voy a errar por las montañas.
Busco la tranquilidad para mi corazón solitario.
Hago camino hacia la patria, hacia mi hogar.
Ya nunca más vaguearé en la lejanía.
Mi corazón está tranquilo y espera su hora.
¡La querida tierra florece por todas partes en primavera y se llena de verdor
nuevamente! ¡Por todas partes y eternamente resplandece de azul la lejanía!
Eternamente... eternamente...








12 comentarios:

Mika dijo...

Muy bellas palabras Ricardo.

ricardof falla carrillo dijo...

Gracias Micaela, saludos

Yessi dijo...

Vaya, tienes un blog muy interesante...¡me gusto!.

Espero volver pronto.

Saludos.

Anónimo dijo...

Este comentario cuánto más lo leo más me gusta. Es como si profundizará mejor en su contenido...

Gracias, Ricardo!!

Un saludo gigante,

Ricardo Falla Carrillo dijo...

Anónimo, gracias por tu comentario. Gracias por leerme.

Anónimo dijo...

GRACIAS POR COMPARTIR EN TU BLOG QUIEN ERA ETSA Y GRACIAS POR EL TRIBUTO QUE LE DEDICAS CON "LA DESPEDIDA" A UN PERUANO BRILLANTE.

Ricardo Falla Carrillo dijo...

Muchas gracias, anónimo por tus palabras.

Jeanice dijo...

Etsa fue una gran persona y con un gran corazón. Ricardo creo que tus palabras son precisas para describir quien fue nuestro buen amigo Etsa.

http://serialismo.blogspot.com/ dijo...

Agradecer a Ricardo es prácticamente agradecer a Etsa, empero, por intermedio de él podemos saber quién era realmente, me pregunto si es cierto escribir por alguien que se va del mundo, que se va del mundo real, por eso Ricardo, déjame agradecerte por lo que has hecho, él es mi hermano, por lo tanto escribo con un dolor profundo que ni siquiera yo mismo comprendo su partida prematura, pero a partir de esa partida sabemos lo que consiste ser una persona. Muchas gracias cuídate, un abrazo. Cualquier cosita dejame mensaje con este correo: jtsajuputan@gmail.com.

jose lenin tsajuput angush dijo...

Gracias a Ricardo por su comentario de Etsa, soy su hermano, como puedes saber Ricardo, en nuestro país para ser un buen peruano en medio de una sociedad donde las diferencias es mas que la propia realidad, cuesta. Pero gracias el ejemplo que nos ha dejado Etsa para que éste Perú que tanto amamos sea en realidad un país donde podamos vivir con confianza y llevar un camino basado en justicia. Es todo mi estimado, cualquier cosita déjame en este correo: jtsajuputan@gmail.com

Ricardo Falla Carrillo dijo...

Estimado José,

Gracias por sus palabras. Guardo un recuerdo muy cercano, el mejor, de nuestro entrañable Etsa. Un abrazo para usted y mis respetos a su familia-

jose lenin tsajuput angush dijo...

Como estas mi estimado,Ricardo, estuve escuchando algunas músicas instrumentales y son muy buenas, a veces me siento como si estuviera viajando en el tiempo,un día estaba escuchando mientras leía el libro de Vicente Santuc, El Topo en su Laberinto,a veces pienso dejar de estudiar mi carrera de derecho y ciencias políticas para estudiar filosofía, pero sería una mala desicion, luego cuando concluya mi carrera, pienso estudiar filosofia.